Inicio

Envenenamiento por ofidios


Justificación
El ofidismo es un accidente provocado por el veneno inoculado por la mordedura de una serpiente venenosa. Según el tipo de serpiente agresora los accidentes se dividen en: accidente botrópico, accidente crotálico, accidente lachésico y accidente elapídico. Es importante que el personal de salud esté familiarizado con estos síndromes, para arribar a un diagnóstico precoz que permita la administración, en tiempo y forma, del antiveneno específico y el tratamiento complementario correspondiente.
Distribución
En Paraguay, se describen 6 familias con aproximadamente 100 especies de serpientes, de ellas sólo 3 familias poseen glándulas venenosas, existiendo 3 géneros con 10 especies como responsables de los accidentes ofídicos en nuestro país. Las especies de importancia médica en Paraguay por la frecuencia y gravedad son Bothrops y Crótalus. El 90% de los accidentes ofídicos o mordeduras de serpientes son por  Bothrops, entre las cuales se encuentran las vulgarmente conocidas Kyryry’ô, Mboi kuatia, Jarará y Jararaguasu. En menor proporción se registran accidentes ofídicos por el Género Crótalus, donde la especie de mayor relevancia es cascabel, conocida vulgarmente como  Mboi chini.
Descripción clínica
Se define como envenenamiento ofídico al cuadro clínico producido por la inoculación de venenos de distintos géneros y especies de serpientes. El veneno tiene acciones inflamatorias, coagulantes, vasculotóxicas y neurotóxicas. Los exámenes de laboratorio deben ser realizados en el momento de la admisión del paciente y monitorizados diariamente. Se realizará un electrocardiograma, hemograma: fórmula, numeración y recuento de plaquetas, perfil de coagulación: Tiempo de Protrombina (TP), TTP, fibrinógeno, examen completo de orina, grupo sanguíneo y factor Rh; electrolitos séricos, urea, creatinina sérica; transaminasa glutámico oxaloacética (TGO) y transaminasa glutámico pirúvica (TGP).
Agente
Es el veneno de las serpientes venenosas que poseen el aparato inoculador
Modo de transmisión
La intoxicación se produce por inoculación directa accidental de sustancias venenosas a través de la mordedura de serpientes venenosas.
Periodo de incubación y transmisibilidad
No tiene un período de incubación ni de transmisibilidad; los síntomas y signos se presentan inmediatamente.
Susceptibilidad e inmunidad
La susceptibilidad es general. Sin embargo, los agricultores de las zonas rurales y semirurales tienen mayor riesgo, principalmente los varones entre 10 y 50 años. El veneno de la serpiente produce una elevada respuesta de anticuerpos, pero es muy variable. La evidencia demuestra que una mordedura no confiere inmunidad duradera contra los efectos de otra mordedura.
Modalidad de vigilancia
Tipo de vigilancia: universal.

 

Estrategia de vigilancia: clínica. Se actualiza la distribución geográfica de las serpientes venenosas como parte de la vigilancia de factores de riesgo.

Modo, periodicidad e instrumento de notificación: inmediata e individual en ficha específica. (Ver capítulo N°5: Instrumentos de notificación)

Flujo de notificación: desde los servicios a la UER. La UER notifica a la UGD de la DGVS y ésta al Programa Nacional de Zoonosis.

Definiciones de caso
Caso sospechoso: toda persona mordida por una serpiente.

 

Caso confirmado: caso sospechoso en el que se comprueba mordedura por serpiente del género Bothrops, Crótalus, Lacheaseis o Micrurus, y otras especies de serpientes venenosas, o caso sospechoso con un cuadro de descompensación hemodinámica y síntomas neurológicos o necrosis dérmica.

Procedimientos de investigación
Identificación de casos adicionales: no aplica

 

Descripción de los casos según tiempo, lugar y persona: Analizar la tendencia en el tiempo de casos y tasas, según edad, género, residencia y factores de riesgo.

Identificación de contactos y expuestos al mismo riesgo: no aplica.

Identificación de la fuente y factores de exposición: identificando e investigando (las exposiciones) de los casos anteriores al caso índice pueden establecerse dónde se producen los casos.

Medidas de prevención individuales y comunitarias
·         Usar botas de caño alto en personas que caminen o trabajen en zonas boscosas y en lo posible usar un “bastón”, especialmente en la selva, en épocas de cosecha y lluvias.

 

·         No se recomienda caminar de noche; si fuera así, acompañarse de otra persona y tomar precauciones extremas en áreas con mucha vegetación.

·         Evitar trepar a los árboles, por el riesgo de accidentes por serpientes venenosas arborícolas. No introducir la mano en nidos de pájaros.

·         No introducir nunca las manos en árboles huecos, hendiduras en las piedras ni orificios en la maleza, porque pueden ser mordidos por ofidios venenosos.

·         Las viviendas deben construirse sobre tarimas que no tengan elementos que sirvan como “trepaderas” para las serpientes.

·         Evitar el capturar viva a una especie venenosa; además, se debe tener extremo cuidado cuando se tiene un ejemplar aparentemente muerto, porque puede ser simulador o estar moribundo.

·         Difundir a la población normas de prevención de acuerdo a la realidad local y normas de primeros auxilios.

Control del paciente
Tratamiento: aplicar una dosis única de suero antiofídico específico por vía endovenosa, con lentitud (30 a 60 minutos), diluido en 500 ml de cloruro de sodio al 0,9% (suero fisiológico) o dextrosa al 5% y observar al paciente en las primeras seis a ocho horas del envenenamiento. Para neutralizar un mínimo de 30 a 100 mg de veneno ofídico, aplicar entre uno a cuatro frascos/paciente. En las especies de L. muta muta y B. brazili, las dosis de suero a aplicarse serán proporcionalmente mayores. El volumen de diluyente (dextrosa, cloruro de sodio) deberá reducirse en los pacientes pediátricos hasta 100 ml. El suero antibotrópico polivalente (ABP), antilachésico monovalente (ALM) y el anticrotálico monovalente (ACM), deben garantizar la neutralización de por lo menos la cantidad promedio de veneno inyectado en el paciente en el momento de la mordedura. La dosis neutralizante es 25 a 50 mg de veneno/frasco de suero. Consultar con el nivel central y con el Programa Nacional de Zoonosis para la adquisición del antiveneno.

 

Aislamiento: no corresponde.

Control de contactos o expuestos al mismo riesgo
Profilaxis: no está indicada.

 

Cuarentena: no está indicada.

Control del ambiente
No se realiza control de los ofídicos en su medio natural. Sólo se deben extremar las medidas en caso de necesidad de penetrar en esas zonas.
Medidas de vigilancia y control en caso de desastres
Se debe intensificar la vigilancia durante inundaciones por el acercamiento de ofídicos.
Medidas internacionales y recomendaciones para viajeros
No es un evento de notificación internacional. Para viajeros que se dirigen a zonas de existencia de serpientes venenosas, deben extremar las medidas de prevención de acuerdo a las actividades a realizar.